Revisión de la cuantía exenta para los gastos de locomoción en el IRPF

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) es una figura impositiva fundamental en la mayoría de los sistemas tributarios. Cada año, los contribuyentes deben revisar y entender las regulaciones que rigen este impuesto para asegurarse de que sus declaraciones sean precisas y cumplan con la ley.

Con el Real Decreto-Ley, de 28 de junio (RD 5/2023), y  a la Orden HFP/792/2023, de 12 de julio, se aprobaron nuevas medidas fiscales para la prórroga de la aplicación de determinados tipos reducidos de IVA y revisión de la cuantía de las dietas y asignaciones para gastos de locomoción.

En un nuevo post de blog de  Valio Consulting, explicaremos de qué se tratan las nuevas medidas fiscales y a quiénes les afectan más.

Gastos de locomoción: ¿qué son?

Los gastos de locomoción son los costos en los que incurre un trabajador al desplazarse desde su lugar de residencia hasta su lugar de trabajo y viceversa. Estos gastos pueden incluir, entre otros, el uso de transporte público, combustible si se utiliza un vehículo personal y gastos asociados con el mantenimiento del vehículo.

Los gastos de locomoción pueden sumarse con el tiempo y, dependiendo de la distancia entre el hogar y el trabajo, pueden representar una parte considerable del presupuesto de un individuo.

Inclusión de los gastos de locomoción en el IRPF

El IRPF es un impuesto sobre los ingresos, lo que significa que grava los ingresos obtenidos por un individuo en un año fiscal. Sin embargo, existen ciertos beneficios fiscales destinados a aliviar la carga tributaria de los contribuyentes, y los gastos de locomoción son uno de esos beneficios.

En muchos sistemas tributarios, se permite a los trabajadores deducir una cantidad específica de sus ingresos para compensar los gastos de locomoción relacionados con su trabajo. Esta deducción reduce la base imponible, lo que a su vez disminuye el monto total del impuesto a pagar.

¿Qué dice la normativa?

Las nuevas medidas fiscales plantean dos cambios llamativos: la primera adopta medidas fiscales referidas a la adquisición de vehículos eléctricos o híbridos enchufables y estaciones de carga al tiempo que prórroga la aplicación de determinados tipos reducidos de IVA; mientras que la segunda habla sobre un aumento de la cuantía de las dietas y asignaciones para gastos de locomoción en el IRPF para compensar (de forma insuficiente) los efectos de la inflación.

Principalmente se destacan estos puntos de la norma:

Impuesto sobre el Valor Añadido: se añade una prórroga en la reducción de los tipos del Impuesto sobre el Valor añadido (IVA) en las entregas, importaciones y adquisiciones intracomunitarias de determinados alimentos (art. 171 RD-ley 5/2023).

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas: se deducen por adquisición de vehículos eléctricos o híbridos enchufables en el IRPF (art. 189 RD-ley 5/2023); se deducen  por instalación de sistemas de recarga de baterías (art. 189 RD-ley 5/2023).

Impuesto sobre Sociedades: se da una amortización acelerada de infraestructuras de recarga de vehículos eléctricos o híbridos enchufables (art. 190 RD-ley 5/2023).

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas: se da un aumento de la cuantía exenta de las dietas y asignaciones para los gastos de locomoción en el IRPF.

Además, y referido a los gastos de locomoción, se establece como norma general las cantidades que el empleador abona al trabajador o empleado por cuenta ajena para compensar los gastos de desplazamiento. Para ello, el trabajador debe desplazarse con medios particulares fuera de la fábrica, taller u oficina para realizar su trabajo en un lugar diferente. En este sentido se aclara que no se incluirán desplazamientos desde y hacia el domicilio particular y trabajo; y siempre debe justificarse el desplazamiento.

Además, se establece una regla especial para aquellos contribuyentes que obtienen rendimientos del trabajo derivados de relaciones laborales especiales de carácter dependiente, elevando el importe deducible de 0,19 € a 0,26 € por kilómetro recorrido, más los gastos de peaje y aparcamiento que se justifiquen.

La importancia de estar informado

Estar informado sobre la cuantía exenta para los gastos de locomoción es esencial para los contribuyentes, ya que puede impactar directamente en su situación financiera. Si la cuantía exenta se incrementa, los contribuyentes pueden deducir más gastos de locomoción de sus ingresos, lo que disminuirá su carga impositiva. Por otro lado, si la cuantía exenta disminuye, los contribuyentes podrían enfrentar un aumento en sus impuestos a pagar.

En Valio Consulting te acompañamos en cada proceso, haciendo un seguimiento exhaustivo de las reglamentaciones vigentes y comprometiéndonos con la situación laboral, económica y financiera de nuestros clientes. ¡Contáctanos!

Comparte: